Glicerina para la piel

La principal cualidad de la glicerina es que es humectante, absorbiendo el agua del medio ambiente y ayudando a que la piel retenga su humedad. Se usa para tratar enfermedades cutáneas y en la sanación de heridas por su poder antiséptico-bactericida

glicerina-100152_LLa glicerina es un ingrediente común en estética. Es un tipo de alcohol (glicerol) líquido incoloro, inodoro y espeso que se usa en productos para el cuidado de la piel, en alimentos y en productos farmacéuticos en forma de jarabe o supositorios por su acción laxante. También se usa como agente disolvente, como conservador de alimentos, tintas de imprenta, preparador de lubricantes y anticongelantes, abrillantador de superficies e incluso explosivos.

La glicerina está presente en todos los aceites y grasas animales o vegetales vinculadas a los ácidos grasos, sobre todo en aceites como el de coco o el de palma. De hecho, se obtiene fundiendo estos aceites y grasas en un medio alcalino. La principal cualidad de la glicerina es que es humectante, absorbiendo el agua del medio ambiente y ayudando a que la piel retenga su humedad. Es usada principalmente en jabones y cremas, ya que aumenta su detergencia, da blancura a la piel y la suaviza sin causar ningún tipo de irritación o taponación de poros. También es común su presencia en champús, acondicionadores, bálsamos para el afeitado y lociones.

La glicerina no se usa nunca pura porque puede causar ampollas y deshidratar la piel. Hay que pensar que la glicerina está siempre tratando de atraer humedad y, al no encontrarla, sobre todo en ambientes secos, la puede extraer de la misma piel causando deshidratación. Por eso siempre se presenta mezclada con agua o con otros ingredientes como la miel, la manteca de karité o el aloe vera.

En productos antienvejecimiento es muy común el uso de glicerina porque ayuda a la piel a mantenerse sana e hidratada. Es muy recomendada en personas con la piel seca por su gran poder suavizante. Por esta razón se usa en jabones y cremas para manos resecas.
Ayuda a tratar enfermedades cutáneas y acelera la sanación de heridas por su poder desinfectante, antiséptico y bactericida. Se usa en tratamientos contra el acné ya que ayuda a prevenir las erupciones y a mantener los poros limpios, a su vez que acelera la cicatrización de las lesiones presentes.
También es empleada en tratamientos contra el eczema y la psoriasis, pues disminuye la picazón, la infección y al irritación de la piel.

Fuente: beautymarket.es

desQbre - Blanco