Crecimiento Personal – Formación

¿Quiero mejorar mi vida?

La mayoría de las personas de esta sociedad invertimos mucho tiempo, esfuerzo y dinero en adquirir objetos, en utilizar servicios y en realizar actividades como medios para alcanzar rápidamente la supuesta felicidad. Sin embargo, seguimos sintiendo cierto vacío interior e insatisfacción al quedarnos estancados en la rutina y utilizando las mismas capacidades personales en el mismo grado de rendimiento. Aún así, seguimos buscando más de lo mismo, pretendiendo mejorar nuestras vidas a través de objetivos externos a nosotros: un gran puesto de trabajo, un buen cuerpo, una estupenda relación de pareja, un bonito coche, un maravilloso viaje…

“Justamente las cosas que deseamos evitar, descuidar y abandonar resultan ser la «materia prima» de la que procede el verdadero crecimiento”.

ANDREW HARVEY

 

¿Invertir en mi desarrollo personal?

En desQbre estamos convencidos que, si hay algo prioritario en la vida, es el desarrollo personal. Invertir en el crecimiento y mantenimiento de un buen estado personal, sí contribuye positivamente en nuestra calidad de vida y en nuestra felicidad, además de ser el mejor agente preventivo a la hora de afrontar situaciones difíciles.

La salud psicológica y la salud espiritual del ser humano son, junto con la salud física, los tres grandes cimientos de nuestra calidad de vida. Por eso, en desQbre fomentamos la motivación para que las personas actualicen sus potencialidades humanas más allá de su desarrollo natural en función de su edad.

“El desarrollo espiritual es un viaje largo y arduo, una aventura por tierras desconocidas llenas de sorpresas, alegría, belleza, dificultades e incluso peligros”.

ROBERTO ASSAGIOLI

 

¿En qué consiste exactamente?

Mediante reuniones con personas que buscan el crecimiento personal, el psicólogo guía y acompaña a los participantes para que, de una manera experiencial, aprendan a potenciar sus capacidades personales. Se trata de que “el pensar”, “el sentir”, “el actuar” y “el relacionarse”, se produzcan como una unidad coherente y equilibrada con los valores, la actitud y la responsabilidad. Pretendemos la organización y el equilibrio psico-espiritual para que las personas lleguen a la plenitud, desarrollando la propia capacidad para el gozo, la vitalidad y la creatividad.

A través del proceso de crecimiento personal, las personas van profundizando en el aprendizaje de:

– Conocerse a sí mismos con honestidad (virtudes y defectos).

– Evaluar lo que quieren cambiar y encontrar las herramientas para hacerlo.

– Desarrollar verdadera autoestima y estima por los demás.

– Relacionarse mejor consigo mismos y con los demás.

– Tener y mantener la salud emocional.

– Vivir con más conciencia y presencia.

– Descubrir la libertad responsable y aprender a ser líderes de uno mismo.

– Lograr el éxito en sus emprendimientos.

No necesitamos mejorar; sólo hemos de soltar lo que nos bloquea el corazón”.

JACK KORNFIELD